Enrique Cervera

Pues sí, otro blog de Comunicación

Ehhhhhhhhhhhhhhhhhh

La más reiterada, la más precisa, la más concreta y la que mejor resume el pensamiento, la capacidad política y la hoja de ruta ante la crisis, en fin, la mejor frase de Mariano Rajoy, presidente del Gobierno de España, la más conceptual, creativa, y rotunda, no es otra que aquella con la que empieza y termina prácticamente todas sus escasas manifestaciones públicas y no es otra que “ehhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh”.

Ayer, a su llegada a Chicago, dio muestras de esa tendencia a no decir nada, a no comunicar nada, prácticamente a no saber nada de nada. Las noticias de agencia rezaban (y no ironizo): “El presidente del Gobierno ha dudado de que el presidente francés aconsejara a la banca española acudir a los fondos europeos”. Bueno, sobra el complemento, en realidad, bastaba con decir “El presidente del Gobierno ha dudado”. Sí, y le oímos decir nuevamente, como frontispicio de su pensamiento, cargado de coraje y determinación: “ehhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh”. Y luego, “no creo que Hollande haya dicho eso”.

Rajoy no cree, no sabe, duda, aunque lo haya escuchado media Europa. Y luego, cuando parece que ha criticado al presidente francés (“el Sr. Hollande no sabe cómo están los bancos españoles”), en realidad no critica a nadie sino que describe una situación que además justifica con su lógica aplastante, porque de lo que añade después (“El Gobierno cuenta en estos momentos sólo con la valoración del Banco de España y ha encargado dos evaluaciones externas para conocer cuál es “exactamente” la situación de los bancos”) se desprende que Hollande “lógicamente” no puede saber cómo están los bancos españoles no porque sea el presidente de otro país sino por la evidencia escalofriante de que el primero que no lo sabe es el Gobierno español, ni su presidente. Y para rematar su mensaje de confianza, autoridad y credibilidad, subraya: “Si lo dijo [Hollande] es porque tiene datos que los demás no tenemos”.

En la infinita bondad que caracteriza a determinados afilados críticos (de ZP), algunos sostenían ayer que con estas palabras y actitud, Rajoy ironizaba. ¿Un minutito para tratar de definir “ironía” en este contexto comunicacional? Sí, porfa, que no parezca que merced a la crisis sólo nos preocupa ya sobrevivir como lobos acosados… La ironía es un recurso que se basa en el contraste entre lo que se dice y lo que se quiere decir, una manera de desvelar un mensaje implícito contrario al explícito que se verbaliza. Un poner: “Arenas, ese gran candidato…”,Scarlett, tan feucha como acostumbra…”

Pero en el Caso de Rajoy (título de una gran película friki aún por rodar, tiempo al tiempo) ante lo que nos encontramos es que el mensaje implícito real no sólo no es contrario al explícito, sino que es aún más brutal. Si Rajoy ironizara, ese “sólo tenemos los datos del Banco de España” quería decir “François, mon cheri, deja de decir mamarrachadas que el que tiene los datos del Banco de España C’EST MOI“. Pero, ay, pas de tout.

No hay ironía (ojalá). Sucede más bien que estamos oyendo a un presidente del Gobierno de España diciendo que como su Gobierno “sólo” tiene los datos del Banco de España pues ha tenido que pedir dos valoraciones de compañías extranjeras privadas (seguro que lo ha hecho mediante concurso público y la Intervención del Estado está atentísima a ver el procedimiento y coste para las arcas públicas, como si lo viera) para conocer “exactamente” la situación de los bancos. (¿”Sólo”? este tío dice “sólo tengo los datos del Banco de España” y luego se fuma un puro?. Actúa como presidente o está charloteando sobre el Tour de France (con perdón)?)

No. No hay espacio para la ironía. Ahora vemos que cuando habló de los hilillos plastiformes para referirse a la marea de petróleo que ennegreció las costas de su Galicia natal, no ironizaba. Sólo demostraba lo que es y lo que pasaría si llegaba a presidente. Está pasando y lo estamos viendo.

Share

Posted in Comunicación, Gobierno, Liderazgo, Política | Leave a comment